jueves, 10 de mayo de 2018

- Propuestas a Consejo


     Concluida ya una adecuada etapa en los pastos primaverales harinados éstos entre reuniones, fiscalizaciones, días de reflexión y pláticas compartidas, las cofradías reanudan su normal actividad, que aún teniendo una claro horizonte en la próxima primavera, durante el ancho calendario emanan estaciones y atraques que confirman su razón de ser y acaparan igual esfuerzo y responsabilidad.

     La Hermandad del Huerto ya tiene sus pies posados en el largo sendero que se sitúa al frente, y muchos de sus objetivos empiezan a florecer adjuntándose a su hoja de rutas.
Además de sus propuestas y objetivos internos, que se harán públicos tras un próximo Cabildo, esta corporación ha llevado a Consejo diferentes sugerencias, para que desde éste organismo se promuevan iniciativas que fomenten y traten diferentes apartados relacionados con la Semana Santa de nuestra ciudad.

     Entre otras propuestas de un calado más exclusivo en cuanto a la gestión del Consejo, se han planteado en estos días pasados, algunas cuestiones tales como:

  • Originar un proceso de escenarios y encuentros propicios entre diferentes administraciones donde poder abordar la posibilidad de mejorar algunas dificultades notorias en la vía pública que implican actualmente un considerable riesgo en la labor de las cuadrillas de costaleros/as.
  • Elaborar un plan de medidas que favorezcan el encuentro de las Hermandades con otros sectores de la ciudad con el objetivo de acercar opiniones y recursos que favorezcan un entorno común.
    Entre las medidas, se sugieren concretar reuniones y acuerdos entre cofradías, consejo, gestión gubernamental, empresarios, hostelería, medios de seguridad y comunicación entre otros.
  • Fomentar y favorecer el añadir a los ciclos formativos que ya se están realizando desde la Parroquia hacia Hermandades, otro tipo de propuestas que aborden mayor amplitud de temáticas disponibles a sumar las capacidades y entendimiento entre el colectivo cofrade y su inmediato entorno. Entre ellas se señalan algunos ejemplos como las vías de potenciar la participación de los hermanos en la cofradía ( Cultos internos y externos, obras sociales, etc), impulsar la sensibilidad cultural hacia la historia, los recursos y el patrimonio local, y poner en común las labores internas de organización y desarrollo de un colectivo como el nuestro.
  • Contemplar la opción de realizar o institucionalizar un encuentro anual entre HHyCC. en el Santuario de la Virgen de la Luz.



domingo, 15 de abril de 2018

- Si algo acaba, algo empieza


       Con el sosiego del descanso y el vencimiento a la melancolía, las miradas se empiezan a tornar al frente, dejando el pasado Lunes Santo en ese cofre dorado de pretéritos que suena a canción de recuerdos anclados casi a la romántica lejanía.
Y así, se ven las cosas de otra manera, sin esa extraña sensación de vacío catapultado por el ímpetu roto en la recogida de un tiempo, y con la sonrisa del gozo atravesado en las letras de una retina que esconde satisfecha.

       Tras un nuevo Retranqueo – exquisita poesía que enerva los sueños que se dilatan en las vísperas- los pasos de la cofradía llenaron la inmensa nave central de San Mateo. El Señor – que tanto gusta de blanco- es el eterno faro de un lunes que huele a cofradía de barrio que no existe, pero que en ello se convierte a la sombra de este día y su olivo. Que añejos empiezan a ser estos lunes de visita matinal al templo, de compadreo en Rico, y de tardes donde cada uno espera en su propia capilla para conquistar la ciudad. Los mas viejos del lugar saben donde empiezan las alforjas de la tarde. Los nuevos se sorprenden, y empiezan a entender lo que les viene encima. Los ojos ya brillan cumplida la sobremesa.

       El olivo crece sobre un monte, donde entre otras flores, no faltan sus lirios morados y sus rosas rojas – un tono mas oscuras esta edición-. Es uno de los sellos inconfundibles de este paso que muestra su firmeza y personalidad año tras año, y que extrañamente se ha convertido- arrastrando a toda la corporación- en una de las estampas más clásicas de nuestra Semana Santa. Si en los años 90 y principios del milenio esta Hermandad rompió con todo, arrollando ademanes, estilos y filosofías, la misma es todo un símbolo local en mantener su impronta, su carácter y un inconfundible sello. Su recorrido, su luz, su color, sus andares, su música, su ritmo, sus criterios, su lunes; su intangible ventana en el calendario que no deja a nadie indiferente pero que a nadie engaña. Nadie baja a ver una procesión, se baja a ver el Huerto. Y esta aseveración encierra muchos contenidos.
La cofradía del primer día de la semana sigue bebiendo de sí misma.

       El paso de palio resguardaba notorias novedades. Manto nuevo, candelabros de cola, y unas hechuras distintas en la imagen de la Virgen que acapararon , y con razón, la alegría de verlo posado bajo las cúpulas. El exorno muy comentado. Todo a su medida, sin que nada le sobre. Que belleza.

       Las horas se amontonaron deprisa y jubilosamente en el reloj, y el sueño despertó justo a la hora prometida en los papeles.
Ocho campanadas y un espigado nazareno ordena a la cruz de guía adueñarse de la calle. Y así fue. El cortejo morado y blanco recupera su estampa de cada año, perdiéndose por Privilegios y ganando adoquines. La instantánea lleva años repitiendo con tan notable empaque que tiene merito en esta ciudad. Y tiene razones.

       Tras los tramos que anteceden al misterio, una algarabía de una veintena de monaguillos/as, portando ramas de olivo abrazados por un rosario. Han de empezar los veteranos de la corporación a comprender que su apodo ya no les pertenece: los niños del Huerto.
       Es la hora en la que el sol muestra la luz más hermosa del día, desgastando sus severos amarillos, para esbozar sus naranjas fundidos en la plata y encumbrar el nacimiento del malva apegado al olor del azahar. Es la hora del Señor que refugia bajo su olivo a tanta amplitud y diversidad. El cancel es la puerta abierta de un amigo, y el rostro moreno aparece. Es su hora, su instante, su legado.

       Suena “El Silencio Blanco”, desde la primera de las notas, la jerezana banda de la Caridad muestra su calidad ¡Como suena eso!. “Creo en ti” para la revirá. ¡ como para no creer!

       El paso anda -exacto, anda- con algo de menos cambios que en últimas ocasiones, pero más templado. A la media como ellos dicen. Les cupo más en Rico, coquetearon con la esquina como nadie....y volvió a templar de soberanas maneras, muestra de ello es el transitar del árbol por Stma. Trinidad a los sones de “Medea”. En estos parajes no debiera ser imitado su caminar, ni cabe, ni se entiende. En Mª. Antonia Toledo desbordó lo que no se puede contener en tan limitado escenario. Sacrificio máximo de la cuadrilla bajo el pesado altar itinerante. Los engarces de las marchas en la recogida, tremendos. El paso comulgó con las expectativas que siempre crea. Ahí quedo eso.

      Tras el Cachorrito, su extendido cuerpo de capirotes morados...y el palio. Resumo: elegancia, alegría, y ...aire. Algún día habría que detenerse en este paso y en el trabajo silencioso y discreto de esta obediente cuadrilla. Si “de sobre los pies” hemos de hablar en esta esquina del sur, pocos describen ese estilo con tanta consecuencia y solvencia como arrastra el palio grosella. Su costalero es el aire. Su ritmo es el aire, lleva aire -Y aun muchos no terminamos de entender-.

       Elegantísimo y escueto repertorio musical para acompañar al Rosario, y varias chicotás a tambor, pues hay que ir de frente, y aliviar el compás. Su carrera oficial a los sones tarifeños de la maravillosa y difícil “saeta jerezana” con una candelería prendida y llorando ante los ojos de una oscura y silenciosa calzada, de babero. Su recogida sin revirar, como muchacha que vuelve a casa sin más, y con música de Cebrián, aún resultando extraño para algunos, es para no dejar de mirar.

      Estuvo la cofradía, durante su día, dando casi todo lo que tiene para la ciudad. Otro año más dejó su corazón golpeando las murallas, y rociado con la sal bajo las estrellas.
Otro año más, ya a la media altura de abril, es la Hermandad la que vuelve a bombear ese músculo de amor que se vaciará el próximo año, justo un día como hoy, 15 de abril, corrigiendo detalles y suspirando días en silencio, para soñar con descomponer los “casi” y derramar el lunes infinito.

      El pasado Lunes Santo ya es pasado. Hace días que empezó a saber el sol, que tiene una cita a las 20.00h. De una tarde donde reposará su fuego para convertirse en hortelano de honor.

      Mientras, será la Hermandad, la luz de la Cofradía.


      Antonio M. Valencia Díaz     

sábado, 17 de marzo de 2018

- Acto de Entrega Candelabros "Huerto~Salud"


       Siendo las 20:30h del día 15 de marzo del presente año, en el salón rojo de nuestro querido Casino Tarifeño, se produjo uno de los actos de mayor relevancia, en esta cuaresma que ya casi acaba, para dos de las corporaciones nazarenas de nuestra ciudad...

       A este acto acudieron como no podía ser de otra manera, las autoridades eclesiásticas de nuestra localidad, así pues el Rvdo. Juan Pedro Varo y el Vicario parroquial Gerardo de la Hoz hicieron presencia en la primera fila de la sesión, acompañados también por el Presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías D. Francisco López Hoyos, y un D. Manuel Liaño que, como invitado de honor, profirió varias poesías propias y del desaparecido Jesús Terán, dentro de un acto marcado por la devoción a ambas imágenes marianas y ambas advocaciones de la Virgen María, la del Rosario y la de Los Dolores...




       
En una mesa central con seis sillas tras ella, que serían ocupadas por los Hermanos Mayores de las Hermandades de “El Huerto” y “La Salud”, los representantes de dos comisiones ideadas para la adquisición y posterior donación de los protagonistas de la tarde, y ocupados los dos últimos asientos por los Mayordomos de cada Hermandad que cuidarán y mimarán a las piezas ocultas de momento bajo un manto rojo que las cubría y situadas en dos mesas, una a cada lado de la mesa central, que soportaban sobre sí las tan esperadas obras de orfebrería...
       A los lados de las mesas expositoras, se encontraban los presentadores de este acto, Secretarios de ambas Cofradías, los cuales fueron narrando la historia de la creación de las comisiones, la elaboración por parte del orfebre sevillano Jesús Iglesias, y las condiciones de la donación y del convenio regulador entre Hermandades...




       Llegó el momento tras unas palabras de los presentadores de que, los Hermanos Mayores con ayuda de sus oficiales de Mayordomía, procedieran a descubrir los candelabros, ahora sí resplandecientes y bellos, para la admiración por el pueblo de Tarifa y los allí presentes...

       Ante tales obras de arte, que culminarán su presentación acompañando al caminar de Nuestras Señoras las noches del Lunes Santo y del Martes Santo, siendo compartidas por las dos Hermandades, mas hermanas que nunca, el conocido poeta tarifeño D. Manuel Liaño, y voz del programa de radio de la cadena local, “te voy a contar Tarifa”, recitó sendos poemas dedicados a cada una de las Imágenes de las Vírgenes presentes allí que acompañaban en su base a los candelabros protagonistas del acto...




       Una vez deleitados los presentes con tan bellos poemas y tan fabulosa interpretación por parte de Sr. Liaño, se dio paso a la entrega de los convenios reguladores que habían de ser firmados oficialmente por los altos representantes de las Hermandades vinculadas y por los representantes de las dos comisiones que han hecho posible la adquisición de estas obras...
Los Hermanos Mayores, Dña. Mª José Cárdenas Lozano por parte de “El Huerto” y D. José Luís Cepillo Agüera por parte de “La Salud”, profirieron unas palabras de agradecimiento a las comisiones y sus comisionados, así como a los allí presentes por acudir a tan reseñada cita...




       Para rematar este acto de presentación y exposición de las nuevas, ahora sí, adquisiciones por parte de dos de las Hermandades de nuestra ciudad, se solicitó de nuevo la presencia de D. Manuel Liaño para que, de manera brillante y entre aplausos, engrandeciera este final de acto con dos poemas más hacia nuestras Amantísimas Co-Titulares...

      El acto, siendo las 21:00h, llegó a su fin con el acercamiento de la gente a los candelabros expuestos para admirar tan bellas obras, y la cumplimentación de las firmas faltantes de Mayordomos, Comisiones y Secretarios en todas las hojas del documento articulado de convenio regulador...




                                                                Alberto J. Díaz Nolla
                                                  Secretario de la Hermandad del Huerto

martes, 13 de marzo de 2018

- Aquella noche de diciembre

Noche del día 16. Por varias circunstancias, la sesión fotográfica que la comisión del Olivo de Plata había planteado con nuestra Hermandad para su participación en una exposición sobre la imaginería cristífera local, fue trasladada de la noche del viernes al sábado. Noche gélida y calma. A partir de las 22,15h, y con las puertas de San Mateo cerradas, personal de ambos colectivos desembarcan bajo las distinguidas cúpulas.

Antes, se dan determinadas anécdotas y dificultades, como el hecho de trasladar un notorio árbol desde oscuros caminos hasta calles donde su corpulencia arrasaba todo a su paso.

Primero se deposita el material necesario para la nocturna jornada. Segundo, se inicia paso a paso el montaje ideado, que aún de resultado sencillo, iba a demandar un importante esfuerzo.


oH 2018 © Hermandad del Huerto. Tarifa


Si en el preámbulo de la faena se andaba preocupado por el horario de arranque, cuando ésta comenzó, desaparecerían los golpes de campana que sobre una torre vigía de la noche galopa sobre las horas del descanso.

Lugar: el sagrario. Se asciende un dosel que te plantea deambular por otras ideas de batallitas cofrades; después el árbol. Aquello no era fácil de “plantar” en tan solemne escenario. Algún que otro retoque en su agigantada fisonomía, y... arriba. Los ángeles de la cúpula se echan las manos a las alas. En ese instante empieza a presagiarse la estampa que allí iba a dibujarse. Tras un necesario análisis de seguridad, hace presencia en la capilla la imagen del Señor del Lunes Santo; lugar extraño para ÉL. Viste para no tenerlo que desvestir. Se escora ligeramente de la simetría del habitáculo, no dejando lugar a lo previsible. Corchos, telas, ramas y el sueño de unos apóstoles queda reposado a la sombra de un olivo sobre un helado suelo. Listo. Comienza el momento de recoger instantáneas que describan el testimonio de la talla orante como ciudadano de la población. La imaginación -y cierto atrevimiento- hace que el ángel llegue para confortar a Jesús con unos ademanes inusuales en su misterio. La realidad impacta; la Oración del Huerto en toda su expresión. Los presentes empiezan a ser conscientes de que aquellas horas de intenso trabajo desemboca en un goce mayor, y que argumenta el por qué uno se mete en estos menesteres. El instante te embriaga hasta levitar por itinerarios imposibles. O no.

En la parte final de la sesión, se apaga toda la iluminación del templo, dejando solo un punto de luz que acaricie la escena. Desaparece el sagrario, es Getsemaní. Sería muy cerrada la noche porque era incomprensible no ver las estrellas estando en medio de un monte bajo el cielo.


oH 2018 © Hermandad del Huerto. Tarifa


Los que allí observan, se van acercando sigilosamente a un mismo rincón donde de repente puedes compartir la soledad de un Cristo. Ahí, solos, despertó la piel de las sensibilidades que se sumaron cuando una lágrima caía por el rostro tallado que nos regaló un momento sencillamente único para la retina.

Llegó el momento de acordarse de compañeros/as que no estaban esa noche, pero que merecían ver esa armonía, pues era su Huerto.
Termina la sesión. Todos se alejan unos minutos del sagrario para organizar el desmontaje. Algunas miradas retroceden y miran la capilla sacramental a sus espaldas. Permanecía solo, y nadie quería interrumpir su oración. Ahora sí, tocaba desmontar y devolver todo a su lugar. Aquella acción sería más costosa que la anterior, y no por las horas.

El domingo, las personas encargadas de inmortalizar la escena compartieron algunas valoraciones; no pudieron hacer justicia de la verdadera postal de aquella noche de diciembre.

 Antonio M. Valencia Díaz


oH 2018 © Hermandad del Huerto. Tarifa


jueves, 8 de marzo de 2018

- Caminando en la Cuaresma


       En estos días de comienzos de marzo, la Hermandad vive y camina en la Cuaresma con todo el frenesí que aporta la cercanía de un nuevo y cercano Lunes Santo. Tiempo de cambio y metamorfosis que se expande desde el seno de la cofradía y que regara con su savia cada rama de esta corporación hortelana.

       La cuaresma para el cofrade es un periodo especial de cambio, de oración y penitencia, de reflexión y trabajo, pero también es tiempo de gozo y alegría por vivirla nuevamente. 

       Y como viene siendo habitual cada año, la pasada tarde del lunes la Hermandad -bien representada por un grupo de hermanos y hermanas- tuvo la oportunidad y el privilegio de ser la encargada de preparar y servir una merienda con la inclusión de las típicas torrijas de Semana Santa a todos los ancianos residentes del Asilo de San José, que disfrutaron a su vez de la compañía de una nueva visita que hace la Hermandad a esta institución tan querida por los tarifeños.

       Tras la merienda, la tarde fue amenizada con la proyección de diversos vídeos, uno sobre la elaboración de tan exquisitas torrijas, y otro sobre la Semana Santa de Tarifa que pudieron visionar todos los asistentes que allí se congregaron.








       Por otro lado, la Hermandad va deshojando citas de un almanaque cargado de actividades.

       Y es que, en la desapacible y lluviosa noche de ayer miércoles, y cumpliendo con el calendario estipulado, el grupo de priostría de la Hermandad con la ayuda de varios hermanos, realizó el tradicional y laborioso corte de cera de candelería, que iluminará a ambos pasos durante el retranqueo del Domingo de Ramos y la noche del Lunes Santo.






       También desde este blog se quiere animar a todos los hermanos y hermanas que quieran participar con su ayuda, que en la Casa Hermandad se están ultimando los retoques en la limpieza de enseres del patrimonio de la cofradía, asimismo recordar que las tardes de miércoles, jueves y viernes en horario de 18:00 a 20:00 horas, se esta realizando el reparto de adquisición de túnicas para hermanos y no hermanos, junto a la papeleta de sitio para los participantes del cortejo procesional del próximo Lunes Santo.